Consulta médica dietas homeopatia en Donostia Guipuzcoa

Homeopatía alergias


La Homeopatía es eficaz a la hora de tratar alergias y dolencias crónicas. Con la homeopatía para alergias se reduce o se evita la ingesta de fármacos y sobre todo, no provoca efectos secundarios. Por estos motivos los médicos de Atención Primaria estan recomendando tratamientos homeopáticos a los pacientes que presentan dolencias crónicas, problemas de alergia o dermatológicos, tal y como se ha señalado en Congreso de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen).

En el caso concreto de las alergias, recurrir a la homeopatía para tratar alergias permite al paciente disminuir el número de fármacos a tomar para aliviar los síntomas y a diferencia de los corticoides o el tratamiento con antihistamínicos, no provoca efectos secundarios (sed constante, somnolencia, retención urinaria, sobrepeso o dificultad en concentración).

Los tratamientos médicos homeopáticos para alergias son muy eficaces, tanto para los síntomas agudos, como para la prevención de los mismos.

Su presentación farmacéutica y su agradable sabor ayudan a la administración en cualquier lugar y sobre todo en los niños. Los medicamentos homeopáticos para alergias se administran por vía sublingual. La forma más habitual son los gránulos, pequeñas esferas de sacarosa y lactosa que llevan impregnados el medicamento. El paciente tienen la ventaja de poderse tomar la dosis en el momento que quiera.

Cada vez son más los pacientes alérgicos que reclaman tratamientos médicos homeopáticos para sus alergias, procesos cutáneos y/o respiratorios crónicos ( asma, bronquitis etc.). Los medicamentos homeopáticos para alergias ofrecen la ventaja de modificar la tendencia del sistema inmunitario del paciente a reaccionar de forma inadecuada, reduciendo la frecuencia e intensidad de las agravaciones alérgicas. Una de las principales ventajas de los medicamentos homeopáticos para alergias es que no se han descrito reacciones adversas. Además, la homeopatía puede tomarse al mismo tiempo que otros medicamentos convencionales. Los medicamentos homeopáticos para alergias son una excelente alternativa para mujeres embarazadas o en periodo de lactancia y para los niños, ya que no tienen ninguna toxicidad.


Homeopatía para alergias

La alergia se define como una respuesta inapropiada o exagerada del sistema inmunológico frente a sustancias que el sistema inmunitario de algunas personas reconoce como nocivas y que en la mayoría de las personas no causan ninguna reacción (alérgenos).

La alergia tiene un alto componente hereditario. Esto significa que un niño cuyos padres son alérgicos tiene más probabilidades de desarrollar algún tipo de alergia durante su vida que un niño que no tenga esa historia familiar.

Hay diferentes maneras en que se manifiestan las reacciones alérgicas. Los síntomas pueden variar en función de la sensibilidad propia de cada persona. Los casos de alergia aumentan un ritmo de un 2 por ciento anual entre la población adulta de España, y afecta ya a unos 10 millones de persona.


Alergias que se tratan con homeopatía

Hay más de 500 sustancias comunes que desencadenan una reacción alérgica; estas sustancias reciben el nombre de alergenos. A pesar de la cantidad de alergenos que existen los más frecuentes son: el polen de plantas y árboles, los ácaros (pequeñísimos insectos) del polvo de las casas, el pelo y la caspa de los animales, los hongos de los lugares húmedos, algunos alimentos, medicamentos y las picaduras de ciertos insectos.

Tratamiento de la asma alergica con homeopatía

Prácticamente cualquier sustancia puede convertirse en un alérgeno, siempre que exista una predisposición del individuo.Los distintos tipos de alergias se pueden englobar en 6 grandes grupos:

Alergia al polen: son estacionarias y provocan reacciones en el sistema respiratorio. Ejemplos: las gramíneas, el olivo, etc.

Alergia al polvo: son debidas a los ácaros que hay en el polvo, proliferan en ambientes húmedos y cálidos y provocan reacciones a nivel respiratorio.

Alergia a los animales: se deben a sustancias que se encuentran en la piel y el pelo de los animales, provocando reacciones en vías respiratorias y en ocasiones en la piel.

Alergia a los medicamentos: algunos fármacos pueden provocar reacciones alérgicas; aproximadamente el 5% de la población sufre estas patologías.

Alergias alimentarías: las principales son a la leche, los huevos, el pescado, los mariscos y los frutos secos. No deben confundirse con las intolerancias alimenticias, que producen efectos similares pero en ellas no está implicado el sistema inmunitario.

Alergias a las picaduras de insectos: aunque poco comunes, son unas de las más graves, presentan cuadros de anafilaxia en casos graves y normalmente erupciones cutáneas generalizadas.

El tratamiento convencional de las alergias suele consistir en antihistamínicos o esteroides. Las personas con alergias saben que estos tratamientos no funcionan, pues sólo proporcionan un alivio temporal de los síntomas, sin llegar a curar el trastorno inmunitario que padecen. Por otra parte, pueden producir efectos secundarios que pueden ser peores que las mismas alergias.

Con la homeopatía para las alergias tras un estudio de todos los síntomas, tanto físicos como psicológicos del paciente, se elige un remedio específico para cada persona. Será el remedio que cubra la totalidad de los síntomas que la persona experimenta. Desde la perspectiva homeopática, el tratamiento es individualizado para cada enfermo y su enfermedad alérgica.

La homeopatía para alergias sirve tanto para aliviar los síntomas de las alergias como para prevenir el problema e incluso erradicarlo. Las alergias tratadas con homeopatía pueden ser eliminadas si se inicia el tratamiento meses antes de la aparición de los primeros síntomas; en general, los pacientes notan una importante mejoría con el tratamiento homeopático para alergias.


Patologías alergicas tratadas con homeopatía


patologias alergicas tratadas con homeopatía

Homeopatía para fiebre del heno, rinitis alérgica o alergia al polen

La fiebre de heno o rinitis alérgica se puede tratar con homeopatía con buenos resultados.

La fiebre del heno o rinitis alérgica consiste en una reacción alérgica al polen. Es la más frecuente de las reacciones alérgicas debidas a alergenos. Los pólenes se encuentran en el aire durante la época de polinización de determinadas plantas, produciendo rinoconjuntivitis y/o asma bronquial. A pesar del nombre, no existe fiebre y el heno no es el responsable de los síntomas.

Es una inflamación de la mucosa de las fosas nasales. Los síntomas suelen ser congestión y goteo constante de la nariz. También suele haber estornudos, lagrimeo y picor en ojos y nariz, dolor de cabeza, tos.

Puede ser de tipo estacional, siendo habitual en primavera, que es cuando más abunda el polen o crónica cuando se manifiesta todo el año como en el caso de sensibilidad al polvo, animales, etc.

La homeopatía resulta, muy eficaz en las Rinitis alérgica, recomendando un remedio diferente según los síntomas de cada persona.

La homeopatía aporta una solución natural y alternativa a los fármacos habituales (antihistamínicos y esteroides). La homeopatía no tiene efectos secundarios.


Homeopatía para alergia a animales

Prácticamente todos los animales de piel ó plumas pueden producir alergia en las personas. Sin embargo, se requiere de compartir por tiempos prolongados ambientes comunes con estos animales para que una persona con predisposición genética para alergias desarrolle verdaderas reacciones alérgicas a ellos. Por ello, los animales más frecuentemente involucrados en las alergias en el hombre son el perro y el gato por ser los que más conviven con él como mascotas.

La alergia a estos animales (gato y perro) ocurre en aproximadamente en el 15% de la población. Sin embargo, el porcentaje se eleva a más del 20 % para las personas que padecen Asma. En general, los gatos son más alergénicos que los perros (por frecuencia y por severidad).

Homeopatía para alergia de animales

Ciertas proteínas de los animales que se encuentra en la saliva, en la caspa (descamación de la piel ) ó en la orina de un animal pueden ser alergénicas para el hombre. La gente no es alérgica en sí al pelo de un animal como muchos creen. Estas proteínas se desprenden de la piel ó se desecan y pulverizan (en el caso de la orina y la saliva) y son acarreadas por el aire en forma de partículas de polvo muy pequeñas, que van contaminando con el tiempo el interior de los hogares y el polvo de ésas casas, y por lo general, a mayor tiempo de permanencia del animal en ésa casa, mayor serán, proporcionalmente las concentraciones de estos alergenos en el hogar. Estos alergenos son llevados por el aire, y pueden ser contactados por las superficies de los ojos ó las vías respiratorias (nariz, bronquios), causando allí los síntomas alérgicos ó inclusive en sitios distantes del sitio de entrada de éstas partículas. La piel también puede reaccionar en forma directa con alergia (ronchas ó comezón) al contacto con estos alérgenos, sobre todo los de la saliva de estos animales.

Aunque pueden existir reacciones tardías (más de 12 hs ), generalmente los síntomas ocurren en pocos minutos después de contacto con los alergenos del animal (contacto directo ó por el aire).

Los síntomas más frecuentemente reportados son de rinitis (estornudos, comezón nasal, moco líquido, bloqueo nasal), asociado ó no a conjuntivitis (enrojecimiento, lloriqueo, comezón ocular, etc.). Sin embargo las reacciones pueden ser más severas: Asma (espasmo bronquial y dificultad para respirar, con accesos de tos, flema en el pecho, etc.) o pueden incluso causar urticaria, angioedema (hinchazón de diversas partes del cuerpo), dermatitis por contacto, prurito generalizado ó anafilaxia (reacciones severas con ataque a varios órganos ó partes del cuerpo, con ó sin baja de la presión arterial ó choque).

La homeopatía resulta, muy eficaz en este tipo de alergias, recomendando un remedio diferente según los síntomas de cada persona.

La homeopatía aporta una solución natural y alternativa a los fármacos habituales (antihistamínicos y esteroides). La homeopatía no tiene efectos secundarios.


Homeopatía y asma alérgica

El Asma Bronquial es una enfermedad en la que se inflaman los bronquios, lo que produce una obstrucción de los tubos bronquiales (encargados de conducir el aire respirado hacia dentro ó hacia afuera). Ésta obstrucción es de una intensidad variable, y sucede habitualmente en forma de "crisis", que a veces ceden solas ó sólo con tratamientos especiales. La frecuencia de éstas "crisis" es muy variable, en algunos casos sólo una ó 2 veces al año, pero generalmente suceden varias crisis agudas en un período corto de tiempo.

Tratamiento de la asma alergica con homeopatía

La obstrucción bronquial puede darse de forma brusca ( Asma Aguda) ó en forma lenta y continua (Asma Crónica). Cuando aparecen en forma brusca se le denomina "crisis" ó ataque agudo asmático. Tanto la forma aguda como la forma crónica pueden ser muy variables en cuanto a su intensidad ó duración. Los síntomas ó molestias que caracterizan al asma bronquial son muy variados, y dependen mucho de la severidad del problema; sin embargo los síntomas más frecuentes son: tos, dificultad respiratoria, sibilancias (pitido al respirar), flemas y otros son menos frecuentes: dolor torácico, dolor abdominal, sensación de opresión en el pecho, angustia, cianosis (coloración azulada de labios ó uñas), sudoración profusa, manos y pies fríos, palidez, etc.

El asma es un padecimiento multifactorial. Sin embargo, cuando el asma se inicia en la infancia, en la mayoría de los casos (80-85%) se puede demostrar un origen alérgico ó hiper-sensibilidad a diversas partículas protéicas inhaladas, suspendidas en el aire que respiramos, ó inclusive ingeridas, en mayor ó menor grado. Cuando el asma se origina en la edad adulta, las posibilidades de hiper- sensibilidad alérgica disminuyen a un 45 a 50% del total de los casos, siendo aún en ellos muchas veces el factor predominante.

Debido a que el asma bronquial es casi siempre la consecuencia de un fenómeno inflamatorio de tipo alérgico, y que las alergias en general tienen un carácter hereditario, es frecuente encontrar antecedentes de asma ú otros problemas alérgicos en una ó ambas líneas familiares.

Algunas infecciones respiratorias; el ejercicio; algunos medicamentos, como la Aspirina, ciertos anti-hipertensivos y anti-inflamatorios; y ciertos compuestos químicos inhalados con frecuencia, también pueden causar asma bronquial, sin que exista necesariamente un proceso alérgico de fondo. La mayoría de los casos de asma tienen como causa a más de un factor; esto es, son Asmas Mixtas.

Existen diverso fenómenos "disparadores" del asma : El ejercicio; el aire frío; alimentos ó bebidas frías; ciertas infecciones; las emociones fuertes; los cambios bruscos de clima; los olores demasiado fuertes; el humo de cigarro ó basuras; el alcohol; algunos tipos de vacunas, etc. En algunos casos el origen real del Asma no puede ser demostrado a pesar de todos los estudios, sobre todo en los adultos; estos casos se catalogan como Asmas "intrínsecas", y generalmente tienen un peor pronóstico.

El tratamiento habitual del asma consiste en broncodilatadores, esteroides ó cortisonas, debido a las características especiales de cada caso en particular, puede ser necesario utilizar medicamentos de otros grupos, como son los antihistamínicos ó antialérgicos; los antibióticos; los expectorantes, etc.

La homeopatía resulta, muy eficaz en el tratamiento de los diversos tipos de asma recomendando a cada paciente un tratamiento personalizado según los síntomas y tipo de asma que presente.

La homeopatía para alergias aporta una solución natural y alternativa a los fármacos habituales. La homeopatía no tiene efectos secundarios.


Homeopatia para dermatitis atópica

La dermatitis atópica es un padecimiento crónico y recurrente de la piel que se caracteriza por lesiones con enrojecimiento, prurito intenso, y frecuentemente resequedad en diferentes partes del cuerpo, que se presenta en episodios agudos, por tiempos e intensidad variables, y generalmente también con períodos "sanos" de duración variable.

Homeopatía para dermatitis alergica

La dermatitis atópica es un factor de riesgo para el desarrollo posterior de asma.

Actualmente se sabe, que, aunque el estrés ó las emociones intensas pueden exacerbar ó producir un nuevo brote de dermatitis, esto no quiere decir que ésa sea la causa del padecimiento en sí. Esto es, el estrés es otro más de los factores que influyen en éste padecimiento, así como también lo son: el exceso de sudor; de sol; de frío; el roce con ropas ásperas; el contacto directo con sustancias irritantes como los solventes, jabones, detergentes, combustibles, y ciertos metales.

En cuanto a factores alérgicos, los alimentos son, con mucho, los más frecuentemente relacionados con la sensibilización cutánea, ya sea ingeridos ó contactados directamente por la piel. También muy frecuentes son los sensibilizantes cutáneos directos de muy diversos tipos: cremas lubricantes; con antibióticos; algunos jabones y detergentes; Materiales plásticos como el látex, nylon, la lycra ó el dacrón ; y algunos metales como el níquel y el zinc utilizados como aleación en los botones de la ropa, extensibles y joyería de fantasía ó fina.

La mayoría de los casos se presentan por brotes agudos de irritación de algunas zonas de la piel, y los sitios afectados varían mucho dependiendo de la edad de la persona afectada. En los lactantes es frecuente en mejillas, frente, pecho, espalda y superficies laterales externas de piernas y brazos y parte interna de muñecas. En niños escolares tienden a aparecer más en los pliegues de la piel de cuello, brazos, y pliegues de rodillas, y en la etapa de adulto puede seguir con predominio de pliegues, pero aparecen también en forma de lesiones fijas crónicas en diferentes partes del cuerpo, en el tórax, brazos ó piernas y puede afectar también las manos, sobre todo en mujeres.

La característica principal y distintiva de cualquiera de las formas de la enfermedad es el prurito ó comezón, que suele ser intensa y en ocasiones difícil de controlar. Algunas veces estos episodios ceden solos si no son intensos, y no requieren medicamentos ó cremas especiales, sin embargo, la mayoría de las veces sí se necesitan. Estas recaídas pueden durar pocos días ó mantenerse por tiempos muy prolongados, dependiendo de la causa y de la severidad y extensión de las zonas afectadas en cada caso.

La homeopatía es eficaz en el tratamiento de la dermatitis evitando de esta manera el uso de antihistamínicos para el picor y de cremas con corticoides.